La magia de los cajeros automáticos

00:00 / 00:00

La magia de los cajeros automáticos

[SUENA MÚSICA INTRODUCTORIA]

ALEX: ¡Hola a todos nuestros oyentes! Gracias por acompañarnos a otro episodio de nuestro Podcast ¿Sabe lo que lleva en la billetera? del Programa de Educación sobre la Moneda de los Estados Unidos. Hoy tenemos a Andrés con nosotros.

ANDRÉS: Entonces Alex, esperaba que pudiéramos hablar sobre el origen del dinero. ¿Sabes cómo llegan los billetes a los cajeros automáticos locales?

ALEX: ¡Buena idea, Andrés! Las personas por lo general tienen una idea equivocada del ciclo de vida de los billetes, por lo que tiene sentido comenzar desde el principio.

ANDRÉS: ¡La orden de impresión anual!

ALEX: Así es. Cada año, la Junta de la Reserva Federal determina la cantidad de billetes nuevos que se necesitan para el próximo año. El número de billetes necesarios se basa en distintos factores. Primero, estimamos la cantidad de moneda que demandará el público.

ANDRÉS: Para ello, analizamos la demanda anterior de billetes, que demostró ser un indicador útil, y también nos aseguramos de tener en cuenta el crecimiento.

ALEX: Después, calculamos la cantidad de moneda que destruirán los bancos de la Reserva Federal porque los billetes no son aptos para circular y otros factores, como la emisión de un nuevo diseño. Es importante tenerlo en cuenta dado que todos los años se imprime moneda principalmente para reemplazar los billetes que están viejos o desgastados.

ANDRÉS: Tras calcular la orden de impresión, esta se envía a la Oficina de Grabado e Impresión (BEP, por sus siglas en inglés). La orden de impresión del año fiscal 2018 fue de aproximadamente 7.400 millones de billetes, lo que equivale a alrededor de $233.000 millones; ¡eso es mucho dinero!

ALEX: Naturalmente, el próximo paso es la impresión del dinero. Por lo general, las personas piensan que la Reserva Federal se encarga de imprimir el dinero, pero en realidad la tarea le corresponde a la BEP.

ANDRÉS: La BEP imprime el dinero en sus instalaciones en Washington, D.C., y Fort Worth, Texas, y lo empaqueta para que la Junta de la Reserva Federal pueda emitirlo a las 28 oficinas de los bancos de la Reserva Federal en todo el país. La Junta de la Reserva Federal le paga a la BEP por el costo de impresión de la moneda y también gestiona y paga el transporte a las distintas oficinas.

ALEX: Después de que las oficinas reciben el dinero, lo distribuyen al público a través de las instituciones de depósito que tienen cuentas con la Reserva Federal. Las instituciones de depósito incluyen los bancos comerciales, las cooperativas de crédito y las asociaciones de ahorro y crédito. Todos los días, los vehículos blindados se dirigen a las oficinas en representación de las instituciones de depósito para recolectar y entregar dinero; de esta manera, los bancos locales se aseguran de contar siempre con la cantidad de dinero necesaria.

ANDRÉS: ¡Así que esos vehículos blindados son los que llenan de dinero a mi cajero automático favorito!

ALEX: Por supuesto. ¡Pero el ciclo no termina allí! Suponga que gasta dinero en una tienda, y esta, a su vez, le entrega el dinero a otro cliente. Así el dinero puede cambiar de manos muchas veces antes de que un banco vuelva a enviarlo a un banco de la Reserva Federal.

ANDRÉS: A partir de ahí, los bancos de la Reserva Federal se encargan de procesar los billetes para garantizar que sean auténticos y aptos para volver a circular. Todos los bancos de la Reserva Federal tienen máquinas de alta velocidad para procesar los billetes y detectar roturas, manchas y el desgaste general. Es de suma importancia asegurar que los billetes tengan un nivel de calidad elevado para que las personas puedan reconocer y utilizar las características de seguridad de su dinero.

ALEX: ¡Exacto! Si los billetes todavía son aptos y son auténticos, se vuelven a enviar a los bancos y otras instituciones de depósito para cumplir con las órdenes de moneda. En ese caso, la moneda regresa al público para concluir otra ronda de transacciones. ¡Incluso se lo puede volver a encontrar en su cajero automático!

ANDRÉS: Sin embargo, si el dinero se utilizó durante muchas transacciones, se destruye, aunque sea auténtico. Una vez destruido, ¡finaliza el ciclo de vida de la moneda! Como se puede imaginar, la duración varía en cada una de las siete denominaciones. Algunas denominaciones, como el billete de cien dólares, tienen mayor duración debido a que se utilizan principalmente como depósito de valor y no para realizar transacciones personales. Por lo general, cuanto más se utiliza un billete para realizar transacciones, más se reduce su vida útil.

ALEX: Exactamente. La vida útil promedio de los billetes de un dólar es cinco años aproximadamente, mientras que los billetes de cien dólares duran alrededor de quince años.

ANDRÉS: ¡Eso es increíble!

ALEX: Bueno oyentes, ¡traten bien su dinero para aumentar su vida útil! Puede encontrar más información sobre la orden de impresión anual o el ciclo de vida de los billetes de la Reserva Federal en nuestra página de Internet, uscurrency.gov. Como siempre, gracias por escuchar otro episodio de ¿Sabe lo que lleva en la billetera?

[SUENA MÚSICA DE CIERRE]